Romina Correa

La primera vez que fui a control con el doctor Cristian Venables fue cuando tenía 15 años, el me explico todo lo que padecía y lo que había que corregir, pero que debía esperar a que mis huesos dejaran de desarrollarse, asique se planeó la cirugía para los primeros días de diciembre del 2012, es decir, un año después. Cuando finalmente llego la fecha de la operación yo la verdad no tenía ningún tipo de nervios, ya que el doctor siempre resolvía cualquier duda que tuviera, tanto a mi como a mis padres, además sabía que el equipo de trabajo con que él contaba era el mejor, y que el hospital dipreca estaba preparado para cualquier incidente que pudiese pasar y obviamente confiaba plenamente en el doctor. La cirugía fue todo un éxito, mientras yo me encontraba en la sala de recuperación apareció el doctor y me dijo que había salido todo bien y que iba a quedar hermosa, yo estaba media adormecida aún por la anestesia, al otro día amanecí ya en mi cuarto del hospital, y el doctor Venables fue el primero que estuvo allí, yo todavía no había visto mi cara, solo sentía que tenía unos parches con unos hielos y le pedí que me los sacara porque me molestaban, y me dijo que debía tenerlos ahí para que la cara se me deshinchara. Las enfermeras que pasaban me miraban mucho y se sorprendían, yo no sabía porque asique le solicité a una que me llevara al baño y ahí me vi al espejo y la verdad que era sorprendente estaba llena de parches tenía la cara y los labios demasiados hinchados, pero sabía que era parte de la recuperación, los primeros días se me caía mucho la saliva, no hablaba muy bien, tenia los parches y los puntos en la boca, y dependía mucho de los demás, puesto que mi cara estaba muy delicada, además que yo también me opere la nariz y tenía que respirar por la boca, todo eso la verdad me puso triste por un periodo, ya que me miraba al espejo y sentía que mi cara estaba muy hinchada y que estaba fea pero el doctor me dijo que eso iba a depender mucho de mí, si era constante y buena paciente todo pasaría rápido, y así fue; yo me colocaba todo el día hielo y después guateros calientes hacia lo que él me decía, y cualquier cosa que me inquietara yo lo podía llamar o mandar mensajes a cualquier hora y siempre recibí su respuesta. Mi recuperación fue muy buena y rápida nunca sentí algún tipo de dolor, y tan solo un mes aproximadamente yo ya tenía mi cara deshinchada y el cambio era impresionante parecía otra persona, mucha gente no me reconocía, de primera me costó ya que fue casi como un cambio de rostro, pero todo el mundo me decía que me veía muy bien que estaba más linda que nunca y con eso empecé a tener más seguridad en mi misma, me gusta quien soy ahora, esta cirugía marco y cambio mucho mi vida, y no me voy arrepentir nunca de haberme operado, me han visto otros doctores y todos coinciden en que el trabajo que hizo el doctor fue impecable. Agradezco infinitamente al doctor Cristian Venables con su alegría y profesionalismo él hizo que toda la cirugía y la recuperación fuera solo un trámite.

Downloadhttp://bigtheme.net/joomla Joomla Templates